La tipografía medieval y Carlomagno


Los facsímiles de la Biblioteca Impossible transcriben fielmente con tipografía medieval documentos de la Edad Media.

a tipografía medieval ha podido trascender a lo largo de los siglos gracias a la figura de su unificador: Carlomagno, primer Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. La fragmentación política del Occidente europeo durante la Alta Edad Media, la dificultad de comunicación entre territorios y la evolución en cada uno de estos de la escritura minúscula romana, produjo una lógica proliferación de tipografías territoriales, en una sociedad escasamente alfabetizada, en la que la cultura y la escritura estaban en manos del estamento eclesiástico.

 

Una escritura estándar

A la unificación política del Imperio se le unió una “estandarización” de la escritura. Carlomagno ordenó reorganizar el alfabeto para hacerlo más sencillo y legible. Nace en ese momento, finales del siglo VIII, la minúscula carolina con letras claras, formas redondeadas y con un espacio entre letras también reglado. En la redacción de códices jurídicos, literarios y litúrgicos, así como en otros textos de carácter religioso y en los documentos, se adoptó esta nueva escritura en la que progresivamente se fueron incluyendo las abreviaturas, que en un principio se eliminaron ya que entorpecían la comprensión de lectores poco doctos.

 

Manuscrito 19

TEXTO DEL SIGLO XII, MOMENTO DEL DECLIVE DE LA CAROLINA

 

Diferentes pueblos y una sola tipografía

Carlomagno, rey de los francos y de los lombardos, emperador de Occidente y primer emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, utilizó los libros como instrumento de su política aglutinadora: perseguía con la unificación caligráfica que los diferentes pueblos que componían su imperio tuvieran claras las fechas de las celebraciones de Pascua y de Navidad. Los Evangelios también fueron objeto de corrección, pero en el espíritu de Carlomagno no solo anidaba el interés por la homogeneización político-religiosa: en el denominado “Renacimiento Carolingio” influyó sobremanera el afán del monarca por impulsar la cultura y la educación. Fundador de la Escuela Palatina en Aquisgrán (en la actual Alemania) para formar, en principio, a los hijos de los nobles, se rodeó de múltiples copistas que, siguiendo las directrices de la escritura carolina, preservaron documentos capitales de la historia europea. Paradójicamente, aunque en este punto los historiadores no consiguen ponerse de acuerdo, Carlomagno escasamente sabía leer y escribir, lo que no es óbice para que haya pasado a la historia como gran impulsor de la cultura.

La caligrafía carolina supuso la unificación de la diversidad de grafías territoriales y la estandarización de los criterios de interlineado.

Características de la tipografía carolina

– Letras claras y espacios entre palabras estipulados.

– Formas redondas y abiertas.

– Los trazos ascendentes y descendentes de letras como la “f “, la “p” o la “g” se acentúan para impedir el contacto entre letras y facilitar la lectura.

– Establecimiento de interlineado.

– Más sencillez en las ligaduras, aunque persisten en las formas

ae, et, st o ct.

¿Te ha gustado el post?

  • Miquel Huguet - Share google+
  • Miquel Huguet - Share linkedin
  • Miquel Huguet - Share facebook
  • Miquel Huguet - Share twitter