Andorra Aeterna, los documentos que marcan la historia del país


La edición facsímil de Andorra Aeterna es un tesoro no solo para los bibliófilos sino también para los apasionados de la historia, que encontrarán entre sus páginas la esencia y la razón de la creación del país.

a publicación del libro facsímil Andorra Aeterna, que recoge numerosos documentos desde el año 805 hasta el de 1881, lleva visos de convertirse en uno de los bienes más preciados del Principado de Andorra. Para su edición se han rescatado un número importante de documentos conservados en los archivos de la Corona de Aragón, Capitular de Urgell, Nacional de Andorra y en otros de centros de Barcelona, Pau, Nantes o Pierrefitte-sur-Seine, y que, tras un exhaustivo estudio, han sido reproducidos en este facsímil de inestimable valor.

Las transcripciones de los textos originales elevan el valor de esta exclusiva edición.

Si bien la visión, y ya no digamos la posesión de este ejemplar, es equiparable a un tesoro, la importancia de esta edición también radica, sin lugar a dudas, en su libro de estudios. En él aparecen las transcripciones a cargo del catedrático de la Universidad de Barcelona Ignasi J. Baiges. Son estas transcripciones, muchas de ellas inéditas, las que consiguen que el lector se adentre en una aventura histórica, en un verdadero viaje al pasado.

 

 

LÍMITES TERRITORIALES DE ANDORRA

Todos los documentos que aparecen tanto en la edición facsímil como en el libro de estudios tienen una importancia capital, pero tal vez el primero, que data del año 805, tenga una significación especial: una carta del emperador Carlomagno y de su hijo Luis I el Piadoso estableciendo los límites territoriales de la primigenia Andorra y la llegada de nuevos pobladores para revitalizar los valles hasta ese momento sometidos a la invasión sarracena. Una carta que, a pesar de que muchos estudiosos opinan que se trata de una falsificación del siglo XII, posee un valor histórico indiscutible sobre la división territorial.

 

LA HISTORIA DEL PRINCIPADO

Los últimos documentos de Andorra Aeterna son igualmente esclarecedores para entender la historia del Principado. La reproducción del Tractat del Pont dels Escalls (1881) y la contextualización explicativa que se plasma en el libro de estudios consiguen arrojar más luz sobre la idiosincrasia del país. Tanto el lujoso facsímil como el libro de estudios Andorra Aeterna se convierten en una herramienta única para los apasionados de la historia y en motivo de orgullo para los bibliófilos.

¿Te ha gustado el post?

  • Miquel Huguet - Share google+
  • Miquel Huguet - Share linkedin
  • Miquel Huguet - Share facebook
  • Miquel Huguet - Share twitter